El juez encuentra indicios delictivos en el padre acusado de zarandear a su bebé de 45 días

El juez encuentra indicios delictivos en el padre acusado de zarandear a su bebé de 45 días

Sobresee la causa respecto de la madre, ya que no se encontraba en la vivienda cuando se produjeron los hechos

El titular del Juzgado de Instrucción nº 2 de Santander ha encontrado indicios de un delito de lesiones en el hombre que estaba siendo investigado por supuestamente zarandear a su bebé de 45 días, que sufrió lesiones importantes en febrero del pasado año.

En un auto que ha sido notificado recientemente, el juez decide sobreseer la causa respecto de la madre, ya que no se encontraba en la vivienda cuando se produjeron los hechos, sino que estaba en el domicilio de la abuela, contiguo al suyo, tal y como reconoció el investigado y la propia abuela.

Según la resolución, el hombre se encontraba solo en el domicilio familiar al cuidado del bebé, cuando le “sometió a varias sacudidas fuertes”, causando al menor -que por aquel entonces contaba con 45 días-, traumatismo craneoencefálico grave, trauma medular, hematoma en los párpados y hemorragias retinianas, entre otras lesiones, todas ellas compatibles con el síndrome del bebé zarandeado.

Como secuelas, el bebé padece hemiparesia izquierda moderada, retraso psicomotor y epilepsia.

Una vez que la instrucción ha concluido, la causa pasa al ministerio fiscal, quien podrá presentar escrito de acusación y solicitar la apertura de juicio oral, o bien pedir que se practiquen diligencias complementarias.

Por otro lado, tras los hechos el juez acordó la suspensión del ejercicio de la patria potestad sobre el menor de los dos progenitores.

Al sobreseerse la causa respecto de la madre, esta medida cautelar queda sin efecto para ella, de modo que recupera el ejercicio de la patria potestad. No así el padre, para el que sigue vigente la medida.

Dado que los dos progenitores mantienen su relación, el juez ha acordado una medida de alejamiento del acusado respecto del bebé, con el fin de garantizar que el investigado no ejerce ese derecho del que cautelarmente ha sido privado.

El auto no es firme y contra el mismo cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Cantabria.

CATEGORÍAS
Comparte