Hacía la huelga feminista

Hacía la huelga feminista

Estamos a un mes del 8 de marzo; del paro de mujeres organizado a nivel internacional. Mujeres de más de 51 países nos estamos estructurando para llevar a cabo una huelga que va más allá del ámbito laboral. Se trata de parar nuestro consumo, trabajo no remunerado, los cuidados, trabajo doméstico. Parar el ámbito estudiantil y asociativo, etc. Para demostrar que sin nosotras ni se produce ni se reproduce. Que somos necesarias y vitales.

Esta movilización debe servir para visibilizarnos; dejar de ser objetas para ser sujetas. Agitar para que se nos reconozca en la sociedad y plantar cara al modelo patriarcal actual.

Visibilizar los cuidados; la doble carga que llevamos por el simple hecho de haber sido educadas como mujeres. Porque estamos hartas de tener que cumplir los objetivos que la sociedad espera de nosotras; queremos decidir sobre nuestra cuerpa y nuestra vida. Dejar de trabajar fuera y dentro de casa sin reconocimiento. Gritar que no estamos hechas para educar y cuidar. Paramos todas, de manera transversal y a pesar de nuestras diferencias porque hay algo que nos une; nos han hecho mujeres.

Podría seguir analizando siguiendo el guión de los argumentarios que compañeras de distintas colectivas y movimientos han elaborado, exponiendo un sin fin de por y para qués de la huelga, que van desde ámbitos económicos hasta culturales.

A falta de un mes, hacer un llamamiento, un recordatorio a todes. No nos olvidemos que nos están matando, nos están agrediendo, nos están violando. Y no nos creen. Y la justicia está cada vez más patriarcalizada; ni nos protege, ni nos tiene en cuenta (en casi ningún rincón del mundo). Somos las víctimas de las instituciones y el sistema; mientras el Estado nos da la espalda sin admitir su responsabilidad en esta Guerra.

Paremos para conseguir un cambio, o muchos a la vez. Para visibilizar violencias, transformar la cultura, la educación, las relaciones y los medios de comunicación entre muchas cosas. Paremos por y para las siguientes generaciones.

Hacer de esta huelga un movimiento masivo y gritar que otros modelos si son posibles; la revolución feminista ya está aquí (y en más de 51 paises).

CATEGORÍAS
Comparte