¿La brecha insalvable? Los cuidados no remunerados

¿La brecha insalvable? Los cuidados no remunerados

 

Bettio, Platenga, Smith – Redacción Tribuna

Como ha señalado la Comisión Europea, una razón importante para las bajas tasas de empleo de las mujeres es el desafío de conciliar el trabajo, la familia y la vida privada.


La participación de las madres en el mercado laboral es 11.5% menor que la de las mujeres sin hijos, mientras que la tasa para los padres es 8.5% más alta que la de los hombres sin hijos.


Existe un vínculo claro entre el cuidado de los hijos y las tasas de empleo de mujeres y hombres. En promedio, en 2009, la tasa de empleo de las mujeres con hijos menores de 12 años disminuyó en 12 puntos porcentuales (pp). Para los hombres, la tasa aumentó en 9.1 pp. Además, en la mayoría de los Estados miembros, la tasa de empleo de las mujeres disminuye a medida que aumenta el número de hijos. Según el último informe de la Comisión Europea sobre el progreso en la igualdad de género, en promedio a nivel de la UE-27, casi un tercio de las mujeres con responsabilidades de cuidado están en trabajo a tiempo parcial o inactivo.debido a la falta de servicios de atención disponibles para niños y otras personas dependientes. Además, los sistemas tributarios y de beneficios mal diseñados, en particular la tributación conjunta, pueden, en combinación con la falta de instalaciones de cuidado infantil asequibles y de alta calidad, crear fuertes desincentivos para que los segundos asalariados acepten el trabajo.


Según Eurofound, las mujeres pasan 26 horas a la semana en el trabajo no remunerado, frente a 9 horas para los hombres.


Entre 2005 y 2010 disminuyó la brecha laboral no remunerada entre mujeres y hombres: en 2005, la trabajadora promedio de la UE-28 gastó 20 horas más que el trabajador masculino promedio en el trabajo no remunerado, mientras que en 2010 esta diferencia se redujo a 17 horas. Sin embargo, esta reducción se debió principalmente a la disminución en el número de horas que las trabajadoras pasaron en el trabajo no remunerado (niños, tareas domésticas, cuidado de adultos), ya que el tiempo que los hombres dedicaban al trabajo no remunerado aumentaba solo media hora por semana. Según la encuesta reciente de EQLS, entre las personas que realizan tareas domésticas o brindan atención al menos una o dos veces por semana,las mujeres estiman que, en promedio, pasan 28 horas proporcionando cuidado de niños, en comparación con 18 horas para los hombres, mientras que las tareas domésticas ocupan 14 horas a la semana para las mujeres y 11 horas para los hombres.

«Una diferencia importante entre las tasas de empleo de mujeres y hombres es el impacto diferente de la paternidad. Mientras que los hombres con hijos tienden a trabajar más que los hombres sin hijos, lo opuesto es cierto para las mujeres: las mujeres sin hijos tienen tasas de empleo más altas que las mujeres con hijos «.

 Los objetivos de desarrollo sostenible

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el 25 de septiembre de 2015 una Resolución sobre la agenda para el desarrollo después de 2015 titulada «Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible»[9]. La Agenda 2030 consta de 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y 169 metas, que entraron en vigor el 1 de enero de 2016. Los ODS se basan en los objetivos de desarrollo del milenio (ODM). No obstante, a diferencia de los ODM, que iban dirigidos únicamente a los países en desarrollo, los ODS se aplican a todos los países. El ODS 5, «Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas», se compone de cinco metas.

La igualdad entre mujeres y hombres es uno de los objetivos de la Unión Europea.

Con el paso de los años, la legislación, la jurisprudencia y las modificaciones de los Tratados han contribuido a reforzar este principio, así como su aplicación en la Unión Europea. El Parlamento Europeo ha sido siempre un ferviente defensor del principio de igualdad entre hombres y mujeres.

El principio de la igualdad de retribución entre hombres y mujeres para un mismo trabajo está consagrado en los Tratados desde 1957 [actualmente queda contemplado en el artículo 157 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE)]. Además, el artículo 153 del TFUE permite a la Unión actuar en el ámbito más amplio de la igualdad de oportunidades y de trato en materia de empleo y ocupación. Dentro de este marco, el artículo 157 del TFUE autoriza también la acción positiva para empoderar a las mujeres. Además, el artículo 19 del TFUE contempla la posibilidad de legislar para luchar contra todas las formas de discriminación, también por motivos de sexo. La legislación dirigida a luchar contra la trata de seres humanos, en especial de mujeres y niños, ha sido adoptada sobre la base de los artículos 79 y 83 del TFUE, y el programa «Derechos, Igualdad y Ciudadanía» financia, entre otras, aquellas medidas que contribuyen a la erradicación de la violencia contra las mujeres basándose en el artículo 168 del TFUE.

 

CATEGORÍAS
Comparte