Las mujeres representan solamente el 26% en cargos de responsabilidad en el cine

Las mujeres representan solamente el 26% en cargos de responsabilidad en el cine

El Informe Anual de CIMA 2016, elaborado por Sara Cuenca, se presentó en la jornada del IV CIMA MENTORING, con la presencia de Virginia Yagüe, presidenta de CIMA, y de Óscar Graefenhain, director general del ICAA. Del estudio se desprende que las mujeres solo representan un 26% en los cargos de responsabilidad en el cine. “Es un mal dato”, sentención Yagüe.

El estudio se ha realizado sobre los 154 largometrajes presentados a las nominaciones de los 31 Premios Goya. En ellos, 2.270 personas desarrollaron diferentes cargos de responsabilidad, el 74% eran hombres y el 26%, mujeres. El porcentaje de representatividad de mujeres respecto de 2015, a pesar del incremento en el número de largometrajes, se mantiene estático.

Por áreas los datos son los siguientes:

Dirección         16% Dirección de producción     44%
Guion               17% Dirección artística                44%
Producción     26% Responsable de sonido         7%
Fotografía         2% Efectos especiales                  3%
Montaje          28% Diseño de vestuario             83%
Música               8% Maquillaje y peluquería      75%

 

Además, según el informe el coste medio reconocido de los largometrajes dirigidos por mujeres ha fluctuado a lo largo de estos años con un dato de máxima de 1.446.804,99€ en el año 2015. En el caso de los hombres, ha aumentado hasta llegar a su máximo de 2.267.517,34 €. En las cifras medias, a lo largo de todos estos años, los títulos de películas dirigidas por mujeres han tenido una media de costes reconocidos inferior a la de los hombres, cuya diferencia se traduce en 995.994,70 €.

Muy alarmante es también la lectura que se extrae de los datos de participación de las televisiones en los proyectos realizados por mujeres. Otros apartados que se estudian son los de los premios y festivales. Teniendo mucha menos representatividad, las películas realizadas por mujeres tienen, comparativamente, muchos más reconocimientos.

Por segundo año consecutivo, nos enfrentamos al reto de acercarnos al sector cinematográfico para conocer la presencia de las mujeres dentro del mismo. Nos mueve el interés por conocer la estructura dispositiva y ver si, tras ésta, se esconden desigualdades en base al género de sus profesionales. No basta con intuir las situaciones de desigualdad en base al género de los profesionales, sino que nos encontramos ante la necesidad de hechos empíricos que respalden dichas hipótesis. La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) lleva un amplio recorrido trabajando en la reivindicación de la igualdad de género en el sector, para que las mujeres profesionales puedan tener las mismas posibilidades de acceso, visibilidad y reconocimiento que tienen sus compañeros de profesión. Por ello, en este contexto de búsqueda de la igualdad, se nos plantea la necesidad de realizar un estudio que retrate la situación actual de las mujeres con el fin de detectar las barreras a las que se enfrentan y poder elaborar medidas que incidan en la eliminación de éstas.

Se han planteado una serie de objetivos basados en aspectos fundamentales que condicionan la presencia de las mujeres profesionales del sector. En primer lugar, nos centramos en la estructura laboral del mismo para poder ver la representatividad y los cargos que ocupan mujeres y hombres. En un segundo objetivo, se agrupan las variables clave que tienen que ver con los recursos económicos. Trataremos los costes de las películas y los acuerdos de coproducciones con las principales televisiones generalistas. En tercer lugar, nos acercaremos a los tipos de reconocimientos públicos, a fin de conocer cómo son valoradas profesionalmente las aportaciones de las mujeres en este sector. En esta investigación nos acercamos a conocer la realidad del sector cinematográfico bajo la perspectiva de género. El género es la principal categoría analítica que actúa de manera transversal a los objetivos planteados en este estudio, a fin de poder identificar las relaciones de poder asimétricas. En cada uno de los objetivos se segregan los datos en base al género, entendiendo éste como aquella construcción social y cultural instaurada en base al sexo de las personas.

A lo largo de la investigación trataremos de las diferencias de género, pero, puesto que también estaremos aludiendo a los tipos de géneros cinematográficos, hablaremos de diferencias sexuales para tratar de no confundir las líneas argumentativas y de análisis. Si no investigamos con perspectiva de género, si no trabajamos desde este prisma epistemológico y metodológico, sólo contribuiríamos a la invisibilidad de la desigualdad y, por tanto, a favorecer su producción y reproducción. Como iremos descubriendo a lo largo de los objetivos, el sector cinematográfico no está exento de estructuras de desigualdad y éstas afectan y discriminan a las mujeres profesionales del sector. Se trata, también, de ir realizando estudios longitudinales para poder detectar posibles cambios y dinámicas. Por ello, los resultados obtenidos sobre el año principal de estudio, 2016, se pondrán en relación comparativa a los datos del año 2015.

Puedes leer el INFORME ANUAL DE CIMA 2016 aquí

CATEGORÍAS
Comparte