Solo el 8% de personas con contrato a tiempo parcial no quiere trabajar a tiempo completo

Solo el 8% de personas con contrato a tiempo parcial no quiere trabajar a tiempo completo

Lola Santillana

 

La encuesta del tercer trimestre refleja un descenso del desempleo de 182.600 personas (-4,7%) en relación al trimestre anterior, y se sitúa en 3.731.700 personas, aunque en términos desestacionalizados la bajada trimestral es solo del -2,3%. La tasa de paro cae hasta el 16,4%, ocho décimas menos que el trimestre anterior. En términos interanuales, el paro cae en 589.100 personas en los últimos doce meses. La rebaja del paro es considerable debido al efecto de la temporada estival. Entre trimestres, la caída del desempleo es similar entre los hombres (-90.7000, hasta los 1.810.7000 desempleados) y las mujeres (-91.900, hasta 1.921.100 desempleadas.

El 70% del empleo creado en el tercer trimestre es temporal. El empleo de duración determinada aumenta (148.900) más del doble que el indefinido (67.500), lo que explica el incremento inter-trimestral de la tasa de temporalidad, que se sitúa en el 27,4%, cuatro décimas por encima de la tasa de hace un año, debido a que el empleo temporal (+4,9%) ha crecido el doble que el indefinido (+2,7%) en los últimos doce meses.

El empleo que se crea es a jornada completa, pero el tiempo parcial sigue siendo involuntario

En el tercer trimestre todo el empleo creado es tiempo completo (380.200) mientras que el empleo a tiempo parcial cae con fuerza (-144.300). No obstante, en términos interanuales el empleo a tiempo parcial crece hasta 2.725.800 personas. La jornada parcial sigue siendo en gran parte involuntaria para las trabajadoras y trabajadores que se ven mayoritariamente obligados a aceptarla ante la imposibilidad de encontrar un trabajo a tiempo completo. Solo el 8% de las personas con contrato a tiempo parcial no quiere trabajar a tiempo completo, mientras que el 58% trabaja a tiempo parcial por no haber podido encontrar trabajo a tiempo completo y otro 10% por tener que atender el cuidado de familiares.

Para CCOO, la devaluación salarial y la precarización de las condiciones de trabajo promovidas por la reforma laboral, fomentan una recuperación desigualmente repartida y un modelo de crecimiento asentado en actividades poco productivas, que basan su negocio en el uso excesivo de la precariedad y la temporalidad. En palabras de Lola Santillana, secretaria confederal de Empleo de CCOO, la recesión ha terminado, pero no la crisis”.

Según denuncia Lola Santillana, “los niveles de pobreza siguen siendo muy elevados: la desigualdad y la pobreza aumentaron durante la recesión y todavía se sitúan en niveles muy superiores a los que existían antes de la crisis”. Así, 1,2 millones de hogares tiene a todos sus miembros activos en paro y carecen de ingresos (salario, pensión, prestación), con lo que la brecha salarial entre la población que más gana y la que menos está disparada y el salario medio del diez por ciento que menos gana bajó de 502 a 420 euros mensuales entre 2007 y 2015.

“CCOO va a presentar una batería de propuestas al Gobierno en materia de contratación, entre ellas la petición de reforzar y dotar con más recursos a la Inspección de Trabajo para combatir la economía sumergida”, destaca la responsable de Empleo de CCOO.

CATEGORÍAS
Comparte