Sociedad civil desempeña un papel importante en la eliminación de la violencia de género

Sociedad civil desempeña un papel importante en la eliminación de la violencia de género

Agustela Nini-Pavli es Analista de Proyectos en la oficina de ONU Mujeres en Albania, centrándose en los esfuerzos para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas como parte del programa regional «Implementando Normas, Cambiando Mentes» . Es abogada de derechos humanos con amplia experiencia en la integración de los derechos humanos, incluidos los derechos de la mujer, en la programación del desarrollo. Antes de unirse a ONU Mujeres, Agustela trabajó como consultora con varias agencias de la ONU y otras organizaciones de desarrollo. 

Foto cortesía de Agustela Nini-Pavli.


En la mañana del 19 de agosto, la primera noticia que me llamó la atención fue la de una mujer de 53 años asesinada por su marido en la aldea de Fier, Albania. Ella estaba trabajando su tierra cuando su marido la golpeó con la herramienta que estaba usando. Al día siguiente, hubo otro caso de violencia doméstica en Elbasan: el perpetrador pasó a ser un ex miembro del Parlamento albanés, que amenazó con matar a su ex-pareja. Al día siguiente, en los suburbios de Tirana, un hombre mató a su esposa antes de suicidarse. La falta de reacción pública ante esta ola de violencia contra las mujeres fue casi tan desalentadora como la violencia misma. La regularidad de la cobertura mediática convirtió estos eventos en un hecho mundano de la vida, como el incesante calor de agosto.

Pero no había fin a la desgarradora sucesión de noticias. Sólo unos días después, un juez de 39 años de edad fue asesinado a tiros por su ex esposo en Tirana. Esta vez, sin embargo, hubo un clamor inmediato en la corriente principal y las redes sociales. Hubo fuertes declaraciones de políticos de alto nivel, figuras públicas, representantes de la sociedad civil y organizaciones internacionales, condenando la violencia contra las mujeres en Albania. El caso se hizo prominente porque arrojó luz sobre los problemas en el sistema de justicia albanés. El ex marido había abusado físicamente y amenazado al juez en una ocasión anterior, y había cumplido tiempo por la violencia doméstica y la posesión ilícita de armas. Sin embargo, recibió una leve sentencia y fue liberado temprano gracias a una amnistía general.

Normalmente, pocos casos de violencia contra las mujeres reciben este tipo de atención. Casi tres de cada cinco mujeres albanesas de 15 a 49 años de edad han experimentado violencia doméstica: el 58 por ciento de las mujeres informó haber experimentado violencia psicológica en algún momento de su matrimonio y / o relación íntima y el 23,7 por ciento reportó haber sido víctima de violencia física. [1] En 2016, cerca de una cuarta parte de las personas asesinadas en Albania fueron víctimas de violencia doméstica. [2] Sin embargo, el número de casos notificados a los organismos encargados de hacer cumplir la ley sigue siendo bajo. De enero a junio de 2017, 2.035 casos de violencia doméstica fueron reportados a la policía estatal albanesa. [3] Sin embargo, como resultado de las actividades de sensibilización, el número de casos notificados ha aumentado a lo largo de los años.[4]

Si bien el Gobierno ha hecho esfuerzos para resolver el problema, la violencia contra la mujer sigue siendo frecuente en Albania. Se necesitan nuevos cambios legales, así como importantes inversiones en recursos humanos y financieros en los sectores de justicia, policía, salud y servicios sociales. Las mujeres bajo órdenes de protección necesitan sentirse seguras y protegidas eficazmente. La impunidad de los perpetradores debe terminar y la violación de las órdenes de protección no debe ser tolerada. Los funcionarios gubernamentales también deben entender que la violencia de género en Albania no disminuirá sin una sociedad civil fuerte y deberían aprovechar la oportunidad para beneficiarse tanto del apoyo técnico como de la supervisión que las organizaciones de la sociedad civil pueden proporcionar.

La implementación de leyes y políticas es clave, pero es igualmente importante encontrar maneras de desafiar los estereotipos tradicionales de género y cambiar las mentalidades sexistas en la sociedad albanesa. Los hombres necesitan entender que la forma en que tratan a sus cónyuges, madres, hijas o parejas no es un asunto privado y tiene consecuencias legales. Las mujeres necesitan contar con un sistema de apoyo sólido y confiar en las autoridades para que puedan sentirse confiadas en presentarse y poner fin a situaciones violentas. Las niñas y los niños necesitan aprender desde muy temprana edad en la escuela y en casa que la violencia no debe ser tolerada.

Sin embargo, el Gobierno no puede ser el único actor. La sociedad civil tiene el potencial de desempeñar un papel importante en la eliminación de la violencia contra las mujeres. Las organizaciones de mujeres en Albania han estado tradicionalmente activas en este campo, en particular para influir en los procesos legislativos [5] y prestar servicios a los supervivientes de la violencia. Sin embargo, a veces, su voz y presencia no es tan fuerte como podría ser. Las organizaciones de mujeres deben ser capaces de expandir sus esfuerzos de extensión en todo el país, empujando a las autoridades locales y nacionales para una mayor responsabilidad y transparencia.

Por estas razones, el programa regional de tres años, «Implementing Norms, Changing Minds» – implementado en los Balcanes Occidentales y Turquía por ONU Mujeres y la Unión Europea – tiene como objetivo combatir la violencia contra las mujeres reforzando la capacidad de las organizaciones de mujeres para exigir responsabilidad y mejorar su posición como líderes del cambio. El programa se basa en la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención del Consejo de Europa sobre la prevención y la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (el Convenio de Estambul ) y la Unión Europea acervo communauta IRE .

En Albania, el programa se centra en el fortalecimiento de la capacidad de las organizaciones de mujeres para que las autoridades tomen en cuenta, para abogar por la aplicación efectiva de las normas internacionales y nacionales y para vigilar la prevención y la respuesta a la violencia contra la mujer. También se apoyará a las organizaciones en sus esfuerzos por abordar las causas estructurales de la desigualdad de género mediante la transformación de los estereotipos, las percepciones y las creencias discriminatorias de género, así como abogar por la mejora de los servicios para los supervivientes de la violencia, centrándose especialmente en las mujeres de grupos desfavorecidos.

La sociedad civil debe estar a la vanguardia de las políticas de prevención, movilizando al público en general para que reaccione ante los episodios de violencia y ofrezca apoyo a todas las mujeres que están atrapadas en situaciones violentas. Las declaraciones públicas y los mensajes en las redes sociales no son suficientes. Las organizaciones de mujeres deben tomar la iniciativa para fomentar la reacción del público y cambiar las actitudes sobre la violencia contra todas las mujeres, independientemente de su raza, idioma, religión o condición social.

Notas

[1] Violencia doméstica en Albania Encuesta nacional de población, 2013.

[2] Mujeres y hombres en Albania, 2016, INSTAT, 2017

[3] Datos administrativos de la Policía Estatal de Albania

[4] 4.163 casos fueron reportados a la policía del estado en el año 2016 en comparación con 3.866 casos en 2015 y 94 casos en 2005.

[5] La aprobación de la Ley albanesa sobre la violencia doméstica en 2006 fue el resultado de los esfuerzos sostenidos de promoción de las organizaciones de la sociedad civil

CATEGORÍAS
Comparte