La desigualdad económica extrema y la desigualdad de género deben abordarse conjuntamente

La desigualdad económica extrema y la desigualdad de género deben abordarse conjuntamente

 

MUJERES Y EL 1%. El aumento de la desigualdad económica es un duro golpe para la lucha contra la desigualdad de género y una amenaza para los derechos de las mujeres.

El fortalecimiento económico de las mujeres tiene la capacidad potencial de mejorar la vida de muchas de ellas y de contribuir al crecimiento económico. Pero si no se abordan de manera urgente las causas de la desigualdad económica extrema, la mayor parte de los beneficios del crecimiento económico generado por las mujeres irá a parar a manos de quienes ya están en lo más alto de la economía. Las mismas dinámicas que generan la desigualdad económica –el secuestro de la democracia y el fundamentalismo de mercado– aumentan también la desigualdad de género. Atajar estas dinámicas, mediante instituciones democráticas responsables, trabajo decente, sistemas fiscales progresivos y la provisión universal de servicios públicos, permitirá ganar la doble batalla contra las desigualdades económicas y de género, y hacer del mundo un lugar más justo y mejor.

El informe elaborado por OXFAM Intermon, «Mujeres y el 1%. La desigualdad económica extrema y la desigualdad de género deben abordarse conjuntamente « muestra como si no se atajan de manera urgente las causas de la desigualdad económica extrema, el fortalecimiento económico de las mujeres va a beneficiar a los más ricos, la mayoría de los cuales son hombres.

Las investigaciones de Oxfam han identificado dos dinámicas como causas principales del aumento de la desigualdad económica extrema: el dominio de la economía, la política y del poder económico por parte de las élites, y la adopción de un conjunto de políticas centradas en la
liberalización, las privatizaciones y la reducción del papel del Estado a favor de los mercados.

Este informe muestra también cómo estas dos dinámicas que favorecen la concentración de riqueza en una élite, son también una traba para avanzar en la igualdad de género y los derechos de las mujeres, y lo analiza para el caso de las mujeres en los países en desarrollo.

CATEGORÍAS
Comparte