Instan al derecho de acceso a suministros de salud reproductiva en situaciones de crisis

Instan al derecho de acceso a suministros de salud reproductiva en situaciones de crisis

Ahlam fue capaz de dar a luz de forma segura por cesárea en un centro de salud con suministros suministrados por el FNUAP. © UNFPA Yemen / Fahmia Al-Fotih

«Mi esposo y yo estuvimos de acuerdo en usar la planificación familiar y no tener más hijos, pero él fue presionado por nuestra familia y yo volví a quedar embarazada», dijo Ahlam, una madre de dos hijos en Yemen, a principios de este año. Cuando entró en trabajo de parto, se vio obligada a viajar casi ocho horas para dar a luz; la asistencia médica no estaba disponible en su ciudad natal de Taizz, donde la mayoría de los establecimientos de salud han sido destruidos por el conflicto en curso.

Afortunadamente, Ahlam fue capaz de llegar al hospital más cercano funcionando en Jibla, gobernación de Ibb, que había sido equipado con suministros obstétricos de emergencia por UNFPA. Allí, con seguridad dio a luz a su tercer hijo a través de cesárea.

La crisis en Yemen ha dejado unos 20,7 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria, y ha desplazado al 10,4% de la población del país, entre ellos 2,2 millones de mujeres y niñas en edad fértil.

La Dra. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva Interina del UNFPA, recordó a la audiencia la importancia de abordar las necesidades sexuales y reproductivas durante situaciones de emergencia. © UNFPA / Lothar Mikulla

Articulos de emergencia

En situaciones de crisis, «los riesgos [de mujeres y niñas] que enfrentan son desproporcionadamente altos y los servicios y apoyo disponibles son desproporcionadamente bajos», dijo la Directora Ejecutiva Interina del UNFPA, la Dra. Natalia Kanem, en un evento celebrado en el United Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Allí, representantes gubernamentales y socios humanitarios reafirmaron la importancia de proporcionar suministros de salud reproductiva en las crisis humanitarias.

«En estos lugares, las vidas están en riesgo, los sueños se rompen, y la dignidad y la seguridad están comprometidas», dijo la Dra. Kanem.

Alrededor del 60 por ciento de las muertes maternas prevenibles en el mundo ocurren en entornos humanitarios y frágiles. Muchas de estas muertes podrían prevenirse con el acceso a suministros para la planificación familiar, que eviten embarazos no deseados en ambientes peligrosos y con la provisión de materiales de salud reproductiva.

También se es crítica con los suministros para atender a los supervivientes de violencia sexual -como los anticonceptivos de emergencia y los medicamentos para prevenir la transmisión del VIH-.

«Me escondí en mi casa durante tres días sin comida ni agua», recordó la Sra. Ngarmbatina O. Soukate, Ministra de Salud de Chad, la experiencia de su propia infancia con el conflicto en la Asamblea General. © UNFPA / Lothar Mikulla

«Las mujeres y las niñas son atacadas mientras huyen, mientras buscan protección, mientras buscan agua, cuando traen comida, incluso mientras usan las letrinas en los campamentos donde están buscando protección», explicó Mark Lowcock, jefe de la ONU Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Sin producto, sin progreso

Sin productos de salud reproductiva, no habrá progreso

También hicieron hincapié en la importancia de programas como el FNUAP Suministros, que se dedica a ampliar el acceso a la planificación familiar y otros bienes esenciales de salud reproductiva en emergencias y otros entornos vulnerables. Sólo en 2016, los Suministros del UNFPA llegaron a 1,3 millones de mujeres y niñas de todo el mundo con kits de salud reproductiva de emergencia. Estos kits incluyen anticonceptivos, así como equipos para asegurar nacimientos limpios y seguros o para manejar las consecuencias de la violación. Pero todavía hay retos masivos para conseguir esos materiales a las mujeres con mayores necesidades.

Los suministros del UNFPA se enfrentan actualmente a una brecha de financiación de casi 700 millones de dólares de 2017 a 2020, poniendo en peligro su labor.

Y en Yemen, los envíos de productos de salud reproductiva -en particular los productos de planificación familiar- han sido frenados debido a la crisis, poniendo en peligro la vida de miles de personas.

Además, sólo el 45% de los establecimientos de salud son funcionales. De ellos, sólo el 37% suministra servicios de salud materna y reproductiva.

«La mayoría de los centros de salud han cerrado debido al conflicto», dijo Arwa, una partera en la gobernación de Taizz, al FNUAP. «Esto ha aumentado nuestra carga de trabajo y ha puesto en riesgo la vida de muchas mujeres embarazadas y sus hijos».

CATEGORÍAS
Comparte