La Trata de personas-Recomendaciones a periodistas

La Trata de personas-Recomendaciones a periodistas

El manual elaborado por la periodista Charo Izquierdo,con la colaboracion de  la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) y editado por la Comunidad de Madrid, pretende sensibilizar y concienciar a los medios sobre cómo abordar un tema tan importante como es la trata,  refleja  las líneas rojas que nunca deben cruzarse al informar sobre este tema y advierte sobre el uso de términos erróneos.

Recomendaciones en el uso del lenguaje:

1. Sí Explotación sexual infantil. No Prostitución infantil
Hablar de prostitución no transmite la gravedad de las experiencias de las niñas y ni­ños explotados sexualmente. La explotación sexual comercial de los niños define con precisión el presunto delito.

2. Sí Víctima de trata. No Prostituta
El término «prostituta» tiende a transmitir elección, voluntad y, por tanto, criminalidad  89 para el lector. En casos en los que hay cargos relacionados con el tráfico, es importante reflejar que la persona es una presunta víctima de un delito.

3. Sí Recuperación. No Rescate
En la mayoría de los casos que tienen que ver con la trata con fines de explotación sexual no hay un solo acto de rescate. Es cierto que se les saca de la red, pero hay una recuperación posterior que es un proceso largo. Por otro lado, la palabra rescate hace pensar que se les ha salvado y ahí acaba todo. Es perpetuar la idea de que las víctimas de trata necesitan a alguien para salvarlas, lo que simplifica un delito complejo, hace caso omiso de las condiciones que podrían poner a la víctima en grave peligro e ignora que salir de la situación es sólo el primer paso de un esfuerzo de recuperación muy significativo.

4. Sí Trata de personas y, en concreto, de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. No Trata de blancas
El concepto «trata de blancas» se usaba a finales del siglo XIX para referirse a mujeres 90 europeas trasladadas con fines de explotación sexual a países de Europa del Este, Asia, África y América. En la actualidad, las víctimas no son sólo mujeres blancas. Por eso, hoy hablamos de trata de personas, pues cualquiera –hombres, mujeres, niñas, niños y jóvenes– puede ser víctima de trata para diversas finalidades de explotación (sexual, laboral, mendicidad, extracción de órganos, entre otras).

5. Sí Explotador. No Proxeneta/Chulo
El uso del término «proxeneta» minimiza el crimen supuestamente perpetrado. Dado su uso de forma popular, también promueve una cultura que celebra la violencia sexual.

6. Sí Trata. No Tráfico
El tráfico ilícito de migrantes consiste en la facilitación del ingreso irregular de una persona a un país que no es el suyo. La trata –ya se ha explicado en la guía– no requiere del cruce de fronteras.

7. Sí Tratante. No Traficante
El traficante es quien facilita el ingreso clandestino de un país a otro. Sin cruce irregular de una frontera internacional con asistencia de un tercero no hay tráfico. En el caso de la trata, quienes explotan a las víctimas son los tratantes.

8. Sí Superviviente. No Víctima (cuando han
sido recuperadas de las redes) Víctimas son las mujeres y niñas que han sido objeto de trata con fines de explotación sexual. Una vez que no pertenecen más a esas redes, hay que hablar de supervivientes.

CATEGORÍAS
Comparte