Controversia en Reino Unido por un libro sobre diversidad de género

Controversia en Reino Unido por un libro sobre diversidad de género

La publicación de Can I Tell You About Gender Diversity?, de C.J. Atkinson, ha generado rechazo en los medios conservadores y en figuras prominentes del partido Tory

 

“Creo que es dañino para los niños introducir incertidumbre en sus mentes”, declaró Lord Tebbit, expresidente del Partido Conservador y miembro del gobierno de Thatcher en los 80, al conocer la publicación, en las próximas semanas, del libro  Can I Tell You About Gender Diversity? [¿Te puedo hablar de la diversidad de género?], de C.J. Atkinson.

El libro es el último de la colección de la editorial Jessica Kingsley Publishers, destinada a ofrecer introducciones sencillas y resumidas a temas complejos como la adopción, la depresión, el autismo o los desórdenes alimentarios.

“Los libros están diseñados para niños y niñas a partir de los siete años”, explica Atkinson, poeta y activista residente en Londres, y que se identifica como queer. En el libro, el personaje de Kit, protagonista, dice: “Ves, tengo una identidad de género diferente de la que me fue asignada  al nacer. Otra forma de llamarlo es ser trasgénero”.

En el libro, el personaje de Kit, protagonista, dice: “Ves, tengo una identidad de género diferente de la que me fue asignada al nacer. Otra forma de llamarlo es ser trasgénero”.

Kit comienza a vestir ropa de chico, utilizar pronombres masculinos y explica que comenzará un tratamiento hormonal para “evitar que mi cuerpo se desarrolle de maneras que me hagan infeliz”. El libro termina con un apartado llamado “Cómo pueden ayudar otras personas” en el que se desglosa información factual acerca de la diversidad de género útil para padres y profesores.

Lord Tebbit ya expresó su rechazo al matrimonio homosexual  atacando a David Cameron al promulgar la ley en 2013, sobre el que afirmó: “La ha jodido”, e ironizó: “deberíamos permitir a todo el mundo casarse con personas del mismo sexo para que me despreocupara del impuesto de sucesiones, porque así podría casarme con mi hijo. ¿Por qué no?”. Al veterano miembro del Partido Conservador se le han sumado otras voces críticas del partido y de los medios de comunicación.

Ann Widdecombe, ministra durante el gobierno conservador de John Major, y ferviente opositora del aborto, de los derechos del colectivo LGBT y defensora de la reintroducción de la pena de muerte, declaró: “El libro es un sinsentido. No puedes esperar que los niños no digan que un chico no es un chico, cuando obviamente lo es. A los siete años, sabes si alguien es un niño o una niña, es normal. Están tratando de eliminar una de las piezas fundamentales de la comprensión de los niños”.

A las críticas de la exministra Tory se añaden las de la columnista del diario Daily Mail, Sarah Vine, quien en un artículo reciente escribía: “En el intento de tratar de mejorar las vidas de una minoría decreciente, estamos amenazando la cordura de – y sí, lo voy a decir – los niños normales.”

Sarah Vine, exministra Tory: “En el intento de tratar de mejorar las vidas de una minoría decreciente, estamos amenazando la cordura de – y sí, lo voy a decir – los niños normales.”

Atkinson reaccionó diciendo que la intención no era “ir a un niño de siete años y decirle que no puede identificarse con nada, no es eso lo que he escrito. Si te identificas como una niña, te han asignado el género femenino al nacer, y te gusta el rosa, ponerte vestidos y cosas brillantes, genial. Pero si eres un chico al que le gustan las cosas brillantes y rosas, también eso está muy bien. No digo que haya que deconstuirlo todo hasta que todo pierda su significado. Se trata de abrir el tema para que todo el mundo tenga acceso.”

La publicación del libro se produce tras el informe de NPSCC [Sociedad Nacional de Prevención para la Crueldad contra los Niños y Niñas] en el que se recogía que el número de llamadas a la línea de ayuda a niños y adolescentes  Childline se había duplicado en 2015-2016, llegando a ocho diarias por temas de identidad de género.

“No aceptan quién soy y me hace sentir horrible. Como me siento tan deprimido, he empezado a hacerme cortes”, decía un niño trans de 16 años. Otro niño de trece años, que se identificaba como transgénero, describía el bullying al que estaba sometido en el colegio: “Me envían mensajes de odio constantemente y me dicen que me suicide. Creo que es alguien del colegio porque saben cosas de mí. He intentado bloquearlos pero crean cuentas nuevas así que no puedo escapar”.

“No podemos decir que somos una sociedad moderna si estigmatizamos a los niños y niñas que se sienten diferentes. Es vital que tengan apoyo porque si no, como nos dicen a menudo, sufren.

El director de NSPCC, Peter Wanless, declaraba a la luz de los resultados del informe: “No podemos decir que somos una sociedad moderna si estigmatizamos a los niños y niñas que se sienten diferentes. Es vital que tengan apoyo porque si no, como nos dicen a menudo, sufren. Cuando se hace que un niño se sienta avergonzado de quién es, puede dar lugar a problemas de salud mental graves y a un sentimiento de culpa paralizante”.

Sobre los comentarios de los sectores conservadores, C.J. Atkinson, añadía: “Lo llamamos trans-pánico. Tenemos que terminar con esta campaña de calumnias. Provocan un daño real. En un grupo de jóvenes transgénero, uno de cada dos considerará el suicidio, uno de cada tres lo intentará”.

La organización con la que colabora Atkinson, Educate & Celebrate [Educar y Celebrar], desarrolló un programa de inclusión de LGBTQ y recibió £200,000 [230,000 euros] de Ofsted, el organismo regulador de la educación en Reino Unido. “Lord Tebbit dice lo peor que se puede decir – se opone frontalmente a la idea del libro.”, continua Atkinson acerca de la futura publicación de Can I tell you about Gender Diversity?, “Ann Widdecome declara que el libro es una majadería. En este caso, literalmente no saben de qué están hablando. No han leído el libro”.

CATEGORÍAS
Comparte