La presencia de mujeres en los manuales de la ESO no llega al 13%

La presencia de mujeres en los manuales de la ESO no llega al 13%

 

Ana López-Navajas ha publicado el «Análisis de la ausencia de las mujeres en los manuales de la ESO: una genealogía de conocimiento ocultada», donde presenta los resultados de un análisis llevado a cabo en la Universitat de València sobre la presencia de mujeres y hombres en los libros de texto de la ESO.

López-Navajas busca así medir la presencia y la importancia que se les concede a las mujeres en la visión de mundo que se transmite desde la enseñanza y delimitar las carencias que presentan cada una de las asignaturas y sus implicaciones.

Para ello se analizaron 115 manuales de tres editoriales en todas las asignaturas de los cuatro cursos de la ESO. Los resultados muestran una muy escasa presencia de mujeres –12,8%–, la cual revela la falta de consideración social de las mujeres y su práctica exclusión de la visión de mundo que se traslada desde la enseñanza. «Esto implica una considerable falta de rigor en los contenidos académicos», señala en el artículo.

Además, esta exclusión –que para las mujeres supone una ausencia de referentes que fragiliza su situación social y perpetúa las desigualdades– es una grave carencia colectiva porque, al desconocer la memoria y el saber de las mujeres, toda la sociedad pierde parte de su acervo cultural y cuenta con menos recursos para comprender el presente y proyectar el futuro.

12,8% como personajes y 7% como citas

El estudio, realizado en 2009, se centra en los cuatro cursos de la ESO, de carácter obligatorio, y ha analizado las 19 asignaturas obligatorias de los cuatro niveles de la ESO. Los datos se extrajeron de tres editoriales de ámbito nacional: SM, Oxford y Santillana. Se analizaron 115 libros de estas editoriales.

Como «personajes», es decir, como personas que aparecen en los textos, las mujeres suponen un porcentaje del 12,8%; y si atendemos a las «apariciones» (cuántas veces se cita a estos personajes, su recurrencia) el porcentaje disminuye por debajo del 7% de media.

Estos datos indican, con claridad, el carácter excepcional con el que aparecen las mujeres y la escasa repercusión que tienen en los libros de texto.

A mayor profundidad de contenidos, menos mujeres

Otro de los patrones que se reproduce es la disminución de la presencia de las mujeres a medida que los niveles de la ESO aumentan. Es decir, a medida que los contenidos ganan en profundidad, la mujer pierde peso en ellos.

Así, en la primera etapa (1.º y 2.º de ESO) se constata una media de presencia del 13%, pero esta se convierte en 10% en la segunda etapa (3.º y 4.º de ESO). Los datos de recurrencia en el texto –aún más bajos– disminuyen su nivel de repercusión: en la primera etapa tenemos alrededor de 9,4% y en la segunda, sobre el 6,4%.

Este último patrón de comportamiento se lleva reproduciendo en los últimos veinte años, ya que la autora compara los datos con otros estudios anteriores.

Ciencias

biologia-geologiaLas asignaturas de ciencias mantienen un porcentaje de presencia femenina en torno al 8%, por debajo de la media.

En este grupo tenemos las Matemáticas generales (11%), las Matemáticas de 4.º Opción A (6%) y Opción B (4%), Física y Química (8%), Biología y Geología (11%) y Ciencias Naturales (10%).

Los porcentajes en general son muy bajos, pero además, en todas las ciencias, la ausencia de mujeres se hace más notoria a medida que el nivel avanza, lo cual reproduce el patrón antes expuesto.

Así, en Matemáticas, en 1º ESO, hay 18%, que baja en 2º ESO a 6%, y en 3º ESO, a 3%.

En Ciencias de la Naturaleza está 1º ESO con 14% y 2º ESO, con 6%. Después, Física y Química en 3º ESO, con un 9% y en 4º ESO con un 6%.

Finalmente, Biología y Geología, en 3º ESO se sitúa en el 17% y en 4º ESO baja al 10%.

Tecnología e informática

tecnologiaLa parte de las tecnologías, que López-Navajas separa de las ciencias para no desvirtuar las cifras generales, presenta unos números mucho más bajos aún y es, sin duda, el sector en que existe menor presencia femenina: sobresale Tecnología (1%) –la de menor representación femenina–, donde solo aparecen dos mujeres entre 211 hombres a lo largo de los tres cursos en que se imparte.

Por añadidura, en 4.º de ESO no aparece ninguna mujer entre 117 hombres. Informática, con un (4%), que presente a una mujer entre 25 hombres, mantiene un nivel parecido de ausencia.

Lenguas

lengua_y_literatura_-_1_esoLas Lenguas tienen una desigual presencia de mujeres.

Están Castellano (12%), Valenciano (11%) y Latín –una de las más bajas (5%)–; y en contraste, Inglés (29%) y Francés (22%), que forman parte del grupo de cinco asignaturas (Francés, Inglés, Ciudadanía, Ética y Educación Física) cuyo porcentaje de presencia de mujeres es más alto (sobrepasa el 20%).

Esto es debido, en parte, a la didáctica de las lenguas extranjeras, que hace anclar los contenidos en la actualidad y cuyas referencias de personajes se encuentran en muchas ocasiones entre actores, cantantes, artistas, personajes de actualidad… Por eso, la representación es algo más igualitaria.

Lengua y Literatura Castellana, con 1.376 personajes (164 mujeres y 1.212 hombres) y un 12% de presencia del sexo femenino, aún mantiene la media en lo relativo a la presencia, aunque se desmorona al 6,8% cuando se observa el índice de recurrencia.

Ciencias sociales, historia y música

geografiaCiencias Sociales, en cambio, con 1.634 personajes (109 mujeres y 1.532 hombres) y un escaso 7% de presencia, que desciende al 5% cuando se considera la recurrencia, marca un nivel muy bajo de representación.

Las cifras no son mejores para asignaturas como Música (11%) y Plástica y Visual (8%). Los bajos porcentajes en las asignaturas de talante más artístico son también muy significativos, ya que muchas mujeres han destacado en estos campos, pero los libros de texto no recogen ni su participación, ni su importancia. El análisis cualitativo que permite el listado de mujeres asociadas a estas asignaturas aún resalta más ese olvido.

Educación física

Educación Física tiene también un porcentaje de presencia femenina superior a la media (24%), pero es una presencia que se circunscribe mayoritariamente a las ilustraciones del anexo, donde aparecen deportistas destacadas como ejemplificación de cada deporte. En pocos casos aparecen reflejadas en el texto.

No existe una historia sin mujeres

En su estudio, López-Navajas señala que las mujeres y su historia se hallan sistemáticamente en el olvido. Su actividad no se recoge en el relato canónico de la historia ni tampoco en el de las artes o las ciencias, de marcado carácter androcéntrico, y se las incorpora como una excepcionalidad.

Diversos estudios de mujeres han evidenciado no solo la necesidad de recuperar la memoria de las mujeres, sino también la falta de rigor de un relato histórico sesgado e incompleto que normaliza lo que no es más que un elemento de marginación que asienta un orden social excluyente: la invisibilidad de las mujeres en la memoria histórica.

La presencia de las mujeres no es relevante ni como partícipes del relato histórico, ni asociadas a los conceptos que tienen que ver con el desarrollo científico o artístico, ni como referencias culturales secundarias a partir del material de ejemplificación

Los mecanismos de encubrimiento y desautorización a los que son sometidas las mantienen ocultas. Sin embargo, no existe una historia sin mujeres. «Mutilada quedará cualquier visión del pasado que haga abstracción de la aportación femenina al desarrollo histórico» (Espigado, 2004, p. 120). Así, ese ocultamiento resulta un activo instrumento para impedir que ese acervo de saber femenino forme parte de nuestra tradición cultural y esto representa una pérdida colectiva.

Las bajas cifras de presencia en todos los bloques de contenido, sean estos de carácter procedimental, conceptual o tengan un enfoque histórico, muestran que la presencia de las mujeres no es relevante ni como partícipes del relato histórico, ni asociadas a los conceptos que tienen que ver con el desarrollo científico o artístico, ni como referencias culturales secundarias a partir del material de ejemplificación.

 

CATEGORÍAS
Comparte