La Comunidad de Madrid multa la homofobia del Colegio Juan Pablo II de Alcorcón

 

La Comunidad de Madrid dictamina que el director del colegio infringió la ley y es multado por su carta comparando la ley LGTB con «fanatismo terrorista»

colegio-juan-pablo-segundoLa asociación Arcópoli ha motrado su satisfacción porque la Comunidad de Madrid califique como ilegal el odio que destilaba el director del Colegio Juan Pablo II en su escrito donde comparaba la lucha por la igualdad con el fanatismo terrorista que asesina a personas. «El adoctrinamiento en el odio al colectivo LGTB que a nuestro parecer se trató de infundir por parte del director del colegio a adolescentes en el momento de su desarrollo sexual es ilegal y anticonstitucional y así ha quedado en la sanción que le ha impuesto el gobierno autonómico», señalan en un comunicado a medios.

Asimismo, Arcópoli exigirá a la Comunidad de Madrid que imponga al director la obligación de disculparse con los mismos medios que utilizó para comparar la igualdad con «fanatismo terrorista», para que llegue al alumnado la conclusión de que lo que hizo es ilegal. Además, desde la asociación madrileña escribirá al director para ofrecerse a dar charlas de diversidad sexual y de género en el centro, como hace con el resto de centros educativos de la CAM.

«Queremos por último mostrar nuestra decepción de nuevo con el alcalde de Alcorcón, David Pérez, que evitó reprobar la conducta ilegal del director del colegio. Esperemos que se posicione ahora a favor de la igualdad y en contra del odio. Si por desgracia se vuelve a posicionar en contra de la igualdad, rogamos a los partidos de la oposición que tomen las medidas que sean necesarias para evitar que el Ayuntamiento siga bloqueando cualquier medida por la igualdad LGTB», apuntan.

Yago Blando, coordinador de la asociación, señala que «Aunque mostramos nuestra satisfacción por la primera sanción de este tipo en la historia, queremos expresar que sale muy barato en la Comunidad de Madrid adoctrinar de esta manera utilizando medios sufragados con nuestros impuestos. Es decepcionante que se nos multe con decenas de miles de euros a la celebración del Orgullo y que por fomentar el odio se imponga una sanción considerada como leve y en la parte baja de la franja de la sanción. Más de 100.000€ por ruido al reivindicar nuestra igualdad y 1000€ por incitar al desprecio al colectivo LGTB.»

 

CATEGORÍAS
Comparte