Carta a Zorman: Soy feminista moderna

Carta a Zorman: Soy feminista moderna

 

Hola Zorman, no sé si esta carta te llegará de algún modo. Desgraciadamente (muy muy muy a nuestro pesar) nuestro blog no tiene tantos seguidores como tú. Supongo que estabas esperando el ataque de las feminazis por tu vídeo Soy Feminista Moderna:

¡Pues aquí estamos!

Antes de todo, me gustaría empezar con un consejo: si realmente quieres “culturizarte e informarte sobre el feminismo” lo mejor sería contrastar un poco tus fuentes. Me resulta gracioso que habiéndote informado de verdad seas capaz de decir lo que dices sobre este movimiento, eso es más gracioso que todo tu vídeo en general. Sobre todo, me parto la caja con la fuente principal que has escogido para tu disertación sobre el feminismo: Experto En Igualdad. Un canal de Youtube, dirigido por un hombre curiosamente, en el que busca respuestas a los “argumentos más habituales de las feministas sobre el machismo en el porno”, curioso que un “experto en igualdad” no se considere a él mismo feminista, “Top 6 denuncias falsas” donde se sigue cuestionando la credibilidad de las víctimas de género, la mayoría de las cuales ni denuncia, sigamos dándole importancia a ese 0,0015% de denuncias falsas, realmente es lo que importa, el debate de si “es necesario o no un día del orgullo heterosexual”, si los heterosexuales son perseguidos y discriminados en todo el mundo, y otras muchas perlas que desprenden tufillo a machismo. Lo dicho, antes de hacer humor, deja a un lado la ignorancia.

Llámame amargada si quieres, pero tu humor no me hace ninguna gracia, supongo que soy una buena histérica. Ojalá fuese un movimiento totalmente aceptado y se pudiesen hiperbolizar sus objetivos. Sin embargo no es así, es un movimiento cargado de “haters” y prejuicios, que por lo que veo tu también tienes. Prejuicios sobre cómo son físicamente las feministas (digo “las” porque ni te planteas que un hombre pueda serlo, está muy lejos de tu radar). Y utilizar tu influencia para ridiculizarlo y deslegitimizarlo aún más me parece penoso, desde luego nada sobre lo que hacer broma.

Dejando a un lado tu clara intención de ridiculizar el aspecto físico de las feministas, dame la oportunidad de rebatirte uno a uno todos los puntos de los que hablas en esta “obra de arte”.

Desmontando a Zorman punto por punto

“Si eres hombre a mi grupo no puedes pertenecer”

Te parezca curioso o no, conozco muchos hombres feministas. Hombres con algo de sentido común que creen en la importancia de esta lucha, que creen que hombres y mujeres debemos ser iguales, igualdad de derechos, igualdad de oportunidades, igualdad de condiciones. ¿Sabes lo que sí entienden estos hombres? Que su papel en el feminismo no es protagonista, por una vez, no son el centro de atención y su función no es luchar para hacerse un espacio en el feminismo, sino coger el espacio que tienen en la sociedad y hacerlo feminista. Aprender a escuchar puesto que si algo podemos dirigir las mujeres es la lucha por nuestros derechos. Escuchar, leer, entender, identificar su propio machismo y el de su alrededor e intentar corregirlo. Por supuesto queremos que los hombres se solidaricen con la lucha feminista, pero de ahí a hacerla suya hay un paso, no, no es suya. Del mismo modo, por favor, participar en conversaciones feministas, pero una vez más, de ahí a dirigirlas y monopolizarlas hay un límite. Si te pierdes en alguno de estos puntos, por favor, remóntate al primero siempre: escucha.

“La empatía y la razón no entran en mi pensamiento”

Creo que no existe un movimiento más empático que el feminismo, un movimiento que lucha por la igualdad. Un movimiento cuya mejor arma es la sororidad, la alianza entre mujeres, el apoyo y la comprensión mutua y la eliminación de la competencia entre nosotras. En cuanto a la razón, realmente no sé ni cómo contestarte, no somos personas irracionales y, una vez más, histéricas. Tengo tantos argumentos razonables para ser feminista que podría escribirte páginas y páginas. Si te interesa te recomiendo que te leas nuestra Guía sobre Por qué todxs deberíamos ser feministas, por lo de contrastar las fuentes y eso…

“La solución en esta vida no es la educación sino gritar a todo el mundo que yo tengo la razón”

Si por algo luchamos las feministas es por un cambio en la forma de educar a las nuevas generaciones, con perspectiva de género, eliminando estereotipos y violencias. ¿Gritamos? Quizás, yo lo considero comunicación. Escribimos, estudiamos, publicamos y en ocasiones sí, nos manifestamos. Ya sé que la sociedad patriarcal nos prefiere calladitas, sumisas, sonrientes y serviciales, pero nosotras nos preferimos libres. Libres de reclamar nuestros derechos a gritos si es necesario.

“Si no es moralmente correcto sufrirás mi acoso”

De nuevo, llámalo acoso, llámalo reivindicación. No estamos dispuestas a normalizar comentarios machistas y misóginos que puede que para ti sean graciosos. Y sí, manifestaré por todos los medios a mi alcance que no son bromas aceptables y que reír el humor machista es violencia muy perjudicial, especialmente si, como tú, lo hace alguien con influencia, especialmente en los más jóvenes.

“Subo fotos en pelotas sin llamar la atención”

Te parecerá curioso, pero el cuerpo femenino no es todo sexual. Las feministas que cuelgan fotos desnudas lo hacen para demostrar que no son un pedazo de carne, que pueden disfrutar de su sensualidad por ellas mismas, que el mundo no gira en torno a tu pene. Si tanto te molesta ver mujeres desnudas quéjate de su sexualización en los medios, y en la publicidad. Parece que el desnudo femenino sólo sea legítimo si es para el disfrute ajeno.

“Si te fijas en mis tetas eres un violador”

El acoso tiene muchas caras. No se trata de sentirte atraído por los pechos de alguien. Nos quejamos del acoso, del abuso sexual. De hombres que se creen con el derecho de intimidar a mujeres, muchas a muy temprana edad, con sus miradas lascivas, con sus gritos machistas, con sus toqueteos en el transporte público, en las discotecas… No son piropos, son calentura ajena que no tenemos por qué aguantar.

“Reivindico que mi cuerpo no hay que objetivizar, el del hombre no me importa porque soy muy imparcial”

Se sexualiza mucho más el cuerpo de una mujer que el de un hombre, y lleva entre nosotros en la publicidad desde los años 70. La sexualización de los hombres es actual. De todos modos, opino que luchar porque no se sexualice el cuerpo de un hombre sólo sirve para ignorar décadas de lucha feminista y creerse víctima de un sistema que los propios hombres han creado, una vez más para dirigir los focos hacia ellos. Los hombres viven su condición con satisfacción y la cabeza bien alta, para ellos no es discriminación. A ellos la sociedad no les ha denigrado durante décadas relegándoles a un papel meramente decorativo, valorados por su físico y obligándoles a demostrar el doble que cualquier mujer para ser tomados en serio. No es lo mismo.

“Apoyemos la censura la censura y la censura”

Sí, censuraría tu vídeo. Pero no porque difiramos, sino porque incita al machismo y a la misoginia. A odiar a las feministas, a ridiculizar su lucha y deslegitimizarla. No es censurar, es eliminar partes de machismo que pueden llegar a menores, a personas que se lo tomen en serio, que opinen que es un comportamiento adecuado.

¿Quieres hablar de censura? Habla de los libros de historia donde se ha invisibilizado a la mujer. Habla de los medios generalistas que callan cuando nos matan, ponen el grito en el cielo cuando nos levantamos y solo reservan espacios al feminismo para criticarlo. Eso es censura.

“Violencia y vanidad obtendremos la igualdad”

El feminismo es pacifista, no ha tenido víctimas. ¿Quieres hablar de violencia? Habla del machismo que en España se cobró la vida de 56 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas durante el 2015, donde se viola a una mujer cada 8 horas, donde el 80% de las prostitutas lo hacen contra su voluntad y un larguísimo, etc.

“Lo que importa es que pienses como a mi me de la gana”

No se trata de que pienses como yo, podemos diferir en un millón de cosas. Pero no pidas que respete una opinión machista o misógina, tiene un límite.

“Meriendo menstruaciones”

Sí, ya sabemos que la menstruación te resulta asquerosa. ¿Sabes qué? Quizás no lo sepas, pero las mujeres sangramos cada mes, ¡supéralo! Las feministas luchamos porque deje de ser un tema tabú, algo de lo que avergonzarnos, de tener que pedir compresas casi por lenguaje de signos y esconderlas en nuestra ruta hacia el baño. No sé si es comparable, pero me resulta curioso que a tantos hombres les ponga que mujeres se traguen el semen, eso no les resulta para nada asqueroso. Curioso simplemente.

“El maltrato en la pareja es mi prioridad pero si eres hombre o lesbiana me da un poco igual”

Estamos a favor de promover relaciones sanas y no basadas en mitos del amor romántico. ¿Pero sabes a quién afecta este tipo de violencia? Principalmente a las mujeres. La sociedad es machista y se manifiesta de miles de maneras, el feminicidio es sólo la punta de un iceberg. Sólo 7 hombres fueron asesinados por sus parejas frente a las 56 mujeres. 7 hombres asesinados por sus parejas, tanto hombres como mujeres (eso quiere decir que también incluye a parejas homosexuales de hombres). Se trata de violencia doméstica, no machista que es contra la que luchamos, la causa de sus muertes en ningún momento estuvo ligada a su género, ni al control, ni a la superioridad…

“Solamente las mujeres sufrimos el patriarcado”

Sobre todo las mujeres sufrimos el patriarcado, pero no sólo mujeres. Lxs feministas queremos que los hombres puedan llorar sin que se les llame nenazas, puedan mostrar sus sentimientos sin que se les considere débiles por ello, queremos que dejen de educar a los niños en la competitividad y la agresividad. Son consecuencias de una educación patriarcal contra la que luchamos.

“Yo me llevo al niño si nos hemos divorciado”

Habrá diversos casos, como en todo, pero es en la paternidad donde suelen salir más desigualdades en una relación. Donde las mujeres invierten gran porcentaje al cuidado de los menores (concretamente dos horas más que los hombres al día de media) en detrimento de su promoción laboral y, en consecuencia, de su economía personal. La custodia compartida obligada es un fenómeno “neomachista”. Un fenómeno que, bajo un discurso engañoso y de medias verdades, pretende defender la igualdad entre padres y madres. Es gracioso que únicamente busquen esta igualdad entre sexos en el momento de la separación. ¿Qué pasa con todo el periodo anterior? ¿Con los años de vida en común donde las mujeres mayoritariamente son las máximas responsables de sus hijxs y sus cuidados? Para luchar por una igualdad en la separación se ha de luchar desde un principio para eliminar la desigualdad original. Cosa que ni mencionas. Si quieres hablar de igualdad en el divorcio habla de igualdad en la relación. Lucha para que el reparto de responsabilidades se establezca en toda convivencia, habla de los 6 millones más de mujeres que de hombres con ingresos insuficientes para vivir independientemente, propón soluciones que resuelvan la inequidad del reparto de responsabilidades entre hombres y mujeres en las tareas de cuidados de lxs hijxs. Y hazlo siempre, no sólo desde el divorcio. ¿Sabes quién sí lo hace? Lxs feministas.

“Si digo “me has violado” te atacaré con violencia, olvidando cómo no tu presunción de inocencia”

No sé con qué tipo de violencia injustificada atacan las víctimas de una violación, pero aún así, en un país donde se viola a una mujer cada 8 horas, donde la cultura de la violación está más que arraigada, lo peor que se puede hacer es dudar de la credibilidad de una víctima. Todo el mundo tiene derecho a la presunción de inocencia, por eso y por falta de pruebas en un acto que tiene lugar en un ambiente privado, hay miles de violadores sueltos que han quedado impunes.

Habla de eso también por favor.

“Las leyes de cuotas están justificadas”

Por supuesto que las leyes de cuotas están justificadas. En todos los países desarrollados encontramos que las mujeres alcanzan niveles educativos superiores a los hombres. Sin embargo, cuando le echamos un ojo a los puestos directivos nos encontramos con un techo de cristal que impide el acceso a las mujeres. Puedes consultar los datos si no me crees. Las cuotas obligatorias de representación femenina en los consejos de administración consiguen aumentar la representación de las mujeres. Se trata de una medida para acabar con el monopolio masculino que existe, romper ese techo. Estas cuotas no solo sirven para asegurar una equidad, sino que también aportan eficiencia puesto que rompen la ventaja persistente del grupo dominante. Los seres humanos tendemos a preferir personas que se parecen a nosotrxs (homofilia), por eso los evaluadores masculinos prefieren seleccionar a candidatos masculinos, aunque no sean conscientes. Gracias a las cuotas se garantiza que un mayor número de mujeres con talento entren en la competición por esos puesto.

“Bueno me voy, tengo que irme a criticar este vídeo no tiene gracia y es ofensivo”

Mira, en algo tienes razón. No voy a reírte las gracias, no voy a quedarme callada mientras ridiculizas el feminismo, no voy a normalizar este humor y nadie debería hacerlo.

 

CATEGORÍAS
Comparte