Todos los cuerpos de mujeres son cuerpos reales

allwoman

La dictadura de la talla ha encontrado un nuevo frente: diez modelos cuyos cuerpos no son aceptados por el canon establecido por las agencias han creado una plataforma para denunciarlo y exigir diversidad de cuerpos y tallas en las pasarelas.

«All Woman» (toda mujer) tiene a la cabeza del proyecto a la modelo francesa Clémentine Desseaux y a la británica Charli Howard, ambas rechazadas por las agencias por no tener las medidas exigidas para desfilar.

«Creemos que nuestra talla o color no nos limita ni como modelos ni como mujeres. Creemos que todos los cuerpos y etnias se merecen estar representadas tanto en la pasarela como en los medios, ayudando así a las chicas de todo el mundo a sentirse confiadas y positivas sobre sí mismas».

Entre otras modelos que forman parte del proyecto está Charli Howard, que hace un año denunciaba que su agencia le pedía perder más peso para ajustarse al canon. Howard tenía 23 años, 1’72 de altura y usaba una talla 34. Su respuesta, en su muro de Facebook, fue rotunda: «Que os jodan. Me niego a sentirme avergonzada y decepcionada por no alcanzar vuestros ridículos e inalcanzables estándares de belleza. Soy una mujer, soy humana. No puedo cortarme los huesos de la cadera sólo para encajar en la ropa».

Tanto Howard como Barbie Ferriera, también en el proyecto, denuncian la situación en la que la moda las deja: son tallas intermedias, es decir, ni extremadamente delgadas, como se les exige, ni talla grande. Su talla intermedia, la más común entre las mujeres, no tiene cabida en la industria de la moda.

Aprovechando la Semana de la Moda en Nueva York lanzaron un cortometraje donde se ven a diez modelos con cuerpos reales, similares a los de la mayoría de mujeres, y alejados de los construidos por la industria de la moda, con la idea de concienciar sobre la importancia de transformar estos cánones.

 

CATEGORÍAS
Comparte