Clases segregadas de gimnasia para niñas musulmanas en Suecia

 

Suecia tiene un sistema de educación pública universal y gratuita pero en 1992 se permitió  la implantación de  las escuelas privadas, lo que abrió el camino a las organizaciones religiosas  para operar en el ámbito educativo siempre y cuando se mantengan el curriculum laico.

La polémica  ha surgido como consecuencia de la decisión de la escuela musulmana de Estocolmo, Al-Azhar, de segregar las clases de educación física para que las niñas musulmanas puedan hacer gimnasia en pantalón corto.

Los partidos de centro derecha que están en la oposición han criticado la decisión de la Inspección Nacional de Escuelas al permitir que se produzca esta situación y el propio Ministro de Educación, Gustav Fridolin, manifestó que comparte esta preocupación en unas declaraciones a la cadena de televisión sueca TV4 Nyheterna. «Separar a niños y niñas en la escuela primaria y secundaria no es la manera de trabajar por la igualdad de género», declaró. Además, indicó que, a partir de esta semana, se estudiará cómo modificar la legislación actual para evitar estos casos, según informa el diario The Local.

Por su parte, la profesora de deportes del colegio, Nina Da Mata, cree que la medida también sería positiva en escuelas no musulmanas, ya que «las niñas se sienten más seguras cuando están entre iguales», y añadió que «algunas de las niñas quieren poderse quitar el velo y llevar pantalones cortos y camisetas en las clases. Sería difícil si hubiera niños de la misma edad o un profesor varón», explicó al periódico del sindicato nacional de profesores, Mivida.

La escuela fue denunciada de forma anónima por un individuo que se mostró preocupado porque las clases de gimnasia segregadas podían perpetuar reglas patriarcales, aunque la denuncia fue rechazada por la inspección pública al constatar que las clases eran las mismas para ambos géneros.

El debate sobre las escuelas religiosas en Suecia ya había comenzado el pasado mes de junio, cuando la Ministra de Educación Secundaria, Aida Hadzialic -que se vio obligada a dimitir hace unos días por conducir rebasando los límites de alcohol – declaró que era necesario discutir la posibilidad de prohibir las escuelas religiosas en el país debido a la disgregación entre niños y niñas.

 

 

CATEGORÍAS
Comparte