Denuncian por insubordinación a una guardia civil que quiso llevar chaleco antibalas femenino

 

guardia_civilLa Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncia la situación de una guardia civil de Salamanca a la que, a principios de agosto, se acusó de insubordinación por negarse a llevar un chaleco antibalas masculino, en vez de el femenino que usaba habitualmente. Según relata la AUGC, la guardia civil está en baja psicológica y a la espera de apertura de instrucción por un delito militar de insubordinación.

Al parecer, a principios de mes y durante un control, el oficial al mando le impidió usar el chaleco propio que ella misma había adquirido de forma privada, “por unos 500 euros y que lleva usando sin más problemas desde hace unos años”. El oficial ordenó que utilizara el masculino, “a sabiendas de que el mismo le impedía el acceso a su arma reglamentaria y a los grilletes debido a su excesivo tamaño”, denuncia la AUGC.

La agente, por su seguridad, optó por usar su chaleco particular para poder acceder con facilidad a estos elementos y ha tenido como resultado la propuesta de instrucción de un delito militar de insubordinación.

“Esto supone que esta agente puede acabar pagando su “osadía” en una prisión militar donde acudan sus dos hijos a visitarla, incrédulos al enfrentarse a una situación por la que su madre, una buena policía desde hace 24 años, podría acabar en la cárcel como una vulgar delincuente”, expresa la AUGC en un comunicado.

Desde la Asociación apuntan directamente a la responsabilidad del Gobierno ante la carencia básica de seguridad de los guardias civiles, y en concreto de la dotación personal de chalecos antibalas.

Además, apuntan a que, desde que en 1988 las mujeres se incorporasen a la Guardia Civil, han sido escasas las ocasiones en que se ha tenido en cuenta sus necesidades de género a la hora de adquirir materiales, uniformes, etc.

 

 

CATEGORÍAS
Comparte