Expediente a la jueza que preguntó a una mujer «si cerró bien las piernas» ante una violación

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial ha decidido revocar el archivo de la denuncia contra la jueza María del Carmen Molina (del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vitoria).

Juzgados de Vitoria

Juzgados de Vitoria

El archivo de la causa fue decisión del Promotor de la Acción Disciplinaria, Antonio Jesús Fonseca-Herrero, tras las denuncias interpuestas por las presidentas de la Asociación Clara Campoamor, la Asociación de Mujeres Amparo Poch y la Subcomisión de Violencia de Género del Consejo General de la Abogacía Española. La Comisión acordaba, en una reunión del pasado 7 de julio, comunicar al Promotor de la Acción Disciplinaria que debía proceder a la incoación de expediente disciplinario en relación a los hechos objeto de la diligencia informativa 198/2016, por si pudieran ser constitutivos de la infracción grave prevista en el artículo 418.5 de la Ley Orgánica del Poder Judicial o bien de la leve contenida en el artículo 419.2 de la misma norma (en ambos casos, trato desconsiderado).

El 13 de junio de 2016, el Promotor de la Acción Disciplinaria acordó el archivo de la diligencia informativa al entender que la actuación de la magistrada no podía suponer reproche disciplinario alguno.

Se archivaba entonces la denuncia que la Asociación Clara Campoamor presentó contra una juez de Vitoria que en el interrogatorio a una víctima de violencia de género le preguntó si había cerrado bien las piernas para tratar de evitar que fuera violada. Blanca Estrella Ruiz, presidenta de la asociación, se mostraba totalmente en desacuerdo por la resolución adoptada por el órgano de Gobierno de los jueces.

Fonseca-Herrero dio crédito total a los argumentos de la magistrada, aseguró que las expresiones y preguntas estaban sacadas de contexto y que en ningún caso suponían una “desconsideración con la víctima”. La asociación Clara Campoamor, sin embargo, denunciaba el trato ejercido por la Magistrada contra la víctima de la agresión sexual y violencia de género, a la que preguntó reiteradamente “si opuso resistencia a las agresiones”, e incluso fue más lejos, llegando a preguntarle textualmente: “¿Cerró bien las piernas, cerró toda la parte de los órganos femeninos?”. Para la Presidenta de la Asociación esta pregunta es “ofensiva, degradante y humillante”, y carece del mínimo rigor profesional y ético para con la víctima.

Ahora, la Comisión Permanente ha acordado revocar el archivo de la diligencia informativa y ordenar la incoación de expediente disciplinario de conformidad con el artículo 608.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que establece que “la Comisión Permanente también podrá, de oficio, ordenar al Promotor de la Acción Disciplinaria la iniciación o continuación de un expediente disciplinario”.

 

CATEGORÍAS
Comparte