El Ayuntamiento de Sant Carles de la Ràpita quiere desahuciar a una cooperativa de mujeres emprendedoras

  • El Ayuntamiento de Sant Carles de la Ràpita inicia un desahucio a una cooperativa de mujeres emprendedoras.
  • La cooperativa se dedica a servicios de comida a domicilio y fue fundada por mujeres de la comarca.

 

La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales ha denunciado que el Ayuntamiento del municipio de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), pretende desahuciar a una cooperativa de servicios de comida a domicilio fundada por mujeres de la comarca. El consistorio pone como pretexto unos papeles no presentados a tiempo para echar a las emprendedoras del local municipal en el que elaboran miles de menús para colegios, campings y dependientes, y que tienen alquilado en virtud de la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Seis mujeres de la comarca del Delta del Ebro podrían estar hoy en la calle de cumplirse la amenaza de desahucio que pesa sobre la cooperativa Som Cuina. Esta cooperativa se fundó con el apoyo de Fademur y la anterior corporación municipal, que les alquiló un local para el desarrollo de su actividad.

“Es incomprensible que nos quieran echar a la calle”, “estamos al día de todos los pagos y cumplimos escrupulosamente nuestros deberes impositivos”, explican las mujeres emprendedoras. La empresa funciona con gran éxito. Las afectadas tampoco saben qué harían en caso de ser desahuciadas: “Nos ha costado mucho hacernos con una clientela y con un nombre para quedarnos ahora en la calle y  sin trabajo, más cuando no hay en el municipio un local adecuado para poder trasladarnos”.

 Trabajadoras de la cooperativa de mujeres rurales emprendoras que el ayuntamiento quiere desahuciar, con sus hijos a las puertas de su local.

Trabajadoras de la cooperativa de mujeres rurales emprendoras que el ayuntamiento quiere desahuciar, con sus hijos a las puertas de su local.

La cooperativa a día de hoy da trabajo a seis mujeres, que se quedarían en la calle, con servicios y trabajo comprometido para el resto del año. “El ayuntamiento se quedaría con un local vacío y sin percibir la cuota de alquiler que está cobrando por parte de la cooperativa”, es “absurdo”, claman.

La cooperativa además cede los excedentes de comida a Cruz Roja y a algunas personas que derivan los servicios sociales del municipio. También ofrecen precios sociales en todos sus productos y menús para llevar. La cooperativa colabora también con la Escuela de Cocina Pons de San Carlos de la Rápita, para que el alumnado pueda hacer prácticas. En el último año la cooperativa ha participado en eventos, colaboraciones y ferias por toda la comarca.

Fademur ha asegurado desconocer “qué intereses pueden existir para cerrar esta cooperativa de mujeres que funciona y dejar a seis mujeres en la calle desempleadas”.

Actualmente están elaborando 400 menús mensuales que los clientes recogen en la misma cocina y 900 menús en los comedores en los pedidos escolares. Desde el inicio la cooperativa mantiene como cliente al Camp de Apreventatge con menús de lunes a viernes en la época escolar. Desde enero de 2016 Som Cuina está trabajando en el Albergue de la Generalitat de Cataluña en el Poble Nou del Delta donde se sirven menús diarios. A partir de septiembre iban a empezar a trabajar con una agencia de viajes de Barcelona en colaboración con Natura Aventura de San Carles de la Rápita.

Fademur ha asegurado desconocer “qué intereses pueden existir para cerrar esta cooperativa de mujeres que funciona y dejar a seis mujeres en la calle desempleadas”.

CATEGORÍAS
Comparte