Sandra Gómez: “He ganado el Mundial de SuperEnduro y no me quieren pagar”

Tribuna Feminista, en colaboración con Campeonísimas, la web del deporte femenino, presenta una nueva entrevista.

CampeonaSuperEnduro

Sandra Gómez ha conquistado el Mundial de SuperEnduro tras superar varias caídas y culminar una gran remontada en Praga (República Checa). Un éxito logrado casi sin apoyo económico y luchando para cobrar hasta con la Federación Internacional de Motociclismo (FIM). “Es lamentable que nos estén engañando”, asegura la madrileña, que también estudia 2º de Fisioterapia.

¿Confiabas en conseguir el título?

Estoy contentísima. Este es un título que llevaba persiguiendo tres años y por el que he luchado mucho. El año pasado hice segunda y me veía con muchas opciones, pero al disputarse el título en una sola carrera a dos mangas, cualquier cosa podía pasar.

Y pasó, porque tuviste que remontar, ¿no?

En la primera tanda iba fenomenal, rodando primera toda la manga sin problemas, pero a falta de dos vueltas me he caído en la piscina de troncos y en las piedras y me han adelantado. En la segunda, la definitiva, me caí en la primera vuelta y tuve que remontar. Fue una carrera muy disputada porque no alcancé la cabeza hasta que faltaba vuelta y media.

¿Cómo fue competir con una moto en la que no te habías subido nunca?

No es la primera vez. En EE UU me pasó algo parecido y en la República Checa he tenido que pasar de una moto de 125cc a una de 250cc para el Mundial. Es complicado, pero parece que no se me da mal adaptarme a nuevas motos.

Sandra Gómez cruza la línea de meta. Foto: Irina Gorodniakova

Sandra Gómez cruza la línea de meta. Foto: Irina Gorodniakova

¿Esperas que este título te traiga más patrocinadores?

Es un granito de arena muy grande y estoy convencida de que ganar un Mundial tiene que servir para algo, digo yo. Mi objetivo es poder centrarme algún día solo en pilotar y no en todas las cosas que hay alrededor para conseguir hacerlo.

¿A qué te refieres?

A que no puedo estar solo pensando en mejorar mi pilotaje. También tengo que estar pendiente de organizar mis propios viajes, de conseguir material, de que la cuenta bancaria no se quede a cero… Somos personas y, aunque cuando me subo a una moto solo me concentro en competir, todo esto afecta y se hace un poquito más complicado. Por ahora, me apaño con que Husqvarna me ponga las motos y yo los viajes. Por así decirlo, soy una piloto semioficial.

“Cuando ganas a los hombres, les dejas las cosas claras”

¿Tan mal están las cosas para una campeona del mundo?

¡Y tanto! Puede que sea la última Campeona del Mundo de SuperEnduro porque después de tres años haciéndose puede que desaparezca. Está difícil en todas partes porque también soy la campeona americana y allí no está mucho mejor. Si viera la posibilidad, haría las maletas y me iría a los EE UU sin pensarlo, pero no es una opción mucho mejor que competir en Europa. Ahora mismo, voy año a año.

El premio del Mundial algo habrá aliviado la cuenta bancaria…

Eso es lo más grave: ¡no he cobrado! Fui a recoger mi premio y el organizador del evento me preguntó si lo podía cobrar en Madrid. Le dije que sí, pero cuando fui a por él la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) me soltó que había cambiado el reglamento y que ya no se pagaba a las chicas. Solo a los chicos. Estoy hablando con el resto de chicas y estoy pendiente de ver qué pasa, pero no creo que las normas hayan cambiado justo antes del Mundial. La FIM se está riendo de nosotras en la cara y, lamentablemente, no creo que cobre ese dinero. Es lamentable que tu propia federación te esté engañando.

“Laia Sanz me aprieta para que mejore”

Eres la segunda española que logra este título, después de Laia Sanz. ¿Qué representa ella para las mujeres piloto?

Es un referente para mí y para todas las que montamos en moto. Al ser española, he podido entrenar y competir contra ella. Somos muy amigas y me da consejos para que mejore.

¿Qué te dice?

Me aprieta mucho y, por ejemplo, antes de este Mundial me escribió un mensaje y con cariño me dijo: ‘O ganas o te dejo de hablar’. Era broma, pero todo sirve para motivarse. La misma noche que gané me envió otro mensaje de felicitación y enhorabuena.

Sandra Gómez se abraza con su equipo.

Sandra Gómez se abraza con su equipo.

¿Te gustaría llegar al Dakar como Laia?

Por supuesto, es mi sueño y espero verme allí dentro de unos años. Tengo 23 y todavía tengo que coger mucha experiencia y un largo recorrido hasta allí. Parece ser el único sitio donde se reconoce a una mujer piloto.

¿Has competido contra hombres?

Sí. Yo ya me he hecho un hueco y me conocen. Es cierto que cuando llegas, te miran diferente, pero cuando les ganas dejas claras las cosas. De todas formas, no es cuestión de sexo, sino de exigirte a ti misma y entrenar y competir con los mejores, ya sean chicos o chicas. Así es como se sube de nivel.

“El Dakar parece el único sitio donde se reconoce a una mujer piloto”

¿Hay diferencias entre mujeres y hombres sobre la moto?

Sí, creo que sí. Pensamos diferente. Nosotras somos más reflexivas y vemos más opciones ante un problema. Ellos son más impulsivos y reaccionan más rápido ante las situaciones.

¿Cuántos huesos tienes rotos?

Tendría que contarlos, pero así, sin pensar, me he roto tres veces los tobillos, también la rodilla, tres fisuras en las costillas, dos vértebras tocadas, los dedos de la mano fisurados… El año pasado gané el campeonato estadounidense de la AMA con el pie roto.

¿Tienes miedo a hacerte daño?

No. Cuando me lesiono, solo pienso en volver cuanto antes y mejor. Las lesiones son parte del juego. El 2015 pasé una racha muy mala en este sentido, pero creo que ya he cumplido el cupo.

superenduro08-Irina-Gorodniakova-2-945x945

Sandra Gómez, en lo más alto del podio. Foto: Irina Gorodniakova

¿El 93 es un homenaje a otro piloto, Marc Márquez?

¡No! Creo que lo llevamos por lo mismo. Es el año en el que los dos nacimos. Un buen año para el motociclismo español.

¿Cómo llevas los estudios de fisioterapia?

Me gusta mucho y está bien para asegurarme un futuro y tener un colchoncito. Es mi quinto año de carrera y estoy en 2º. Voy sacándome asignaturas, no tengo prisa. No suelo ir a clase y el único privilegio que tenemos los deportistas de élite es que podemos solicitar el cambio de la fecha de examen. Entreno como una piloto profesional, aunque no gane dinero como una profesional. Mínimo cinco días a la semana y seis o siete horas cada jornada entre la moto y preparación física en el gimnasio, nadando o corriendo.

¿En tu día a día te mueves en moto?

Ya no. Hasta hace un mes tenía una scooter e iba con ella a la universidad, pero he tenido que venderla para comprarme una furgoneta para llevar las motos de enduro. Me dolió, pero no había que pensarlo mucho y sí hacerlo.

¿Cuándo te subiste por primera vez en una moto?

Ya ni me acuerdo. Creo que fue con dos o tres años. Mi padre y mi hermano eran fanáticos, así que yo quería hacer lo que veía en casa. Antes practiqué gimnasia rítmica, esquí.., pero lo que más me enganchó fueron las motos. De hecho, mi madre, que nunca había ido en moto, ahora también va en moto.

BIO: (23-I-1993, Madrid) La piloto de 23 años Sandra Gómez suma el Campeonato del Mundo de Superenduro a un palmarés que ya contempla el campeonato estadounidense de Endurocross de la AMA (2015), el bronce en los X-Games de Barcelona (2014), el tercer puesto en el Mundial de Trial (2014) y el título de Campeona de España de Trial (2014).

CATEGORÍAS
Comparte